Mapa rutas" ); } ?>

RUTA TURÍSTICA DE MONASTERIO DE SAN JERÓNIMO DE COTALBA.

Situado en el término de Alfahuir y a muy poca distancia de la Ermita de Marxuquera , podemos llegar al monasterio tomando la carretera comarcal que llega desde Gandía con destino a Barx. Tomaremos el desvío que nos marca el camino de la Ermita de Marxuquera ( Camí Carril ) . Una vez tomado esta carretera que nos lleva a la Ermita , encontraremos un desvío ( derecha ) que nos lleva al núcleo de casas de la Ermita y un camino asfaltado que nos conducirá en línea recta ( 2 kilómetros ) hasta las puertas del monasterio.

jeroni

Es posiblemente el edificio más importante de toda la huerta de nuestra comarca ,situado en el término de Alfahuir y a muy escasa distancia del núcleo de la Ermita , es más que importante la influencia que durante mucho tiempo ejerció sobre todo el valle de Marxuquera.

Hoy es propiedad particular ( Conde de Trenor ) y se halla rodeado de densos pinares y extensos campos de frutales y naranjos.

Cuando Alfonso el Viejo era conde de Denia existía un monasterio de la Orden de San Jeronimo en el cabo de San Antonio que con frecuencia sufría los ataques de los piratas musulmanes ; en cierta ocasión fue completamente saqueados y los monjes llevados cautivos al Africa . El conde , como señor de aquellas tierras, contribuyó a su rescate.

jeroni1.jpg

A la petición de los frailes de que les concediera un terreno lejos del mar y les ayudara a levantar un nuevo convento respondió Alfonso comprando a los mudéjares el pequeño poblado de Cotalba y muchas de sus propiedades , hasta un valor de 2.600 sls. ,y cediéndolas a los monjes en el año 1388. En años sucesivos siguió haciendo nuevos y mayores donativos para levantar el edificio mientras los frailes habitaban , seguramente, en las casas compradas a los musulmanes , pues consta que ya estaban instalados allí en 1391.

LA FONT DE LLORET: RUTA CICLOTURISTA. nivel técnico: medio

Por: David Estruch Olaso.

Estableciendo como punto de partida Gandía, partiremos dirección Barx.

Transcurridos alrededor de 6 kilómetros, nos iremos fijando en una entrada situada a mano izquierda en la que se hallan dos señales, una que nos indica el “Camí Pinet” y la otra el “Camp de Fútbol de Marxuquera”, seguiremos por esta dejando a mano izquierda el campo de fútbol, junto al cual hay un parque con una fuente donde podremos llenar los bidones en caso de no haberlo hecho.

Posteriormente tras girar por una curva hacia la derecha de unos 90 grados, nos encontraremos con otra curva que va hacia la izquierda de unos 180 grados, pero que no se hará, ya que nos desviaremos hacia la derecha por un camino recientemente asfaltado dirigiéndonos hacia la Finca “Nova” Gragon, la cual veremos que esta indicada en una señal.

Continuando por este camino y tras hacer una curva hacia la izquierda y otra hacia la derecha, nos encontraremos con una subida corta pero algo técnica, ya que el trozo que no esta asfaltado tiene algunos regueros debido a las lluvias

Cuando lleguemos a la altura donde hay una balsa, giraremos por el camino que le precede hacia la izquierda.

Este camino ya no lo abandonaremos, continuaremos por él, y tras haber subido un tramo, cuyo terreno si que esta en perfecto estado, llegaremos a una caseta, donde nos veremos obligados a bajar de la bicicleta para poder acceder a la trialera, por la cual podremos disfrutar de un fantástico paisaje hasta llegar a la Font del Loret.

tuberia.jpg

Situándonos mirando hacia la caseta, a nuestra derecha veremos una tubería que va más o menos paralela al camino por el que hemos llegado, pues bien, bordeando la caseta por la derecha y con la bicicleta al cuello, ya que en marcha es difícil acceder hasta la trialera, andaremos unos metros de subida hasta llegar a un punto donde junto a la tubería empieza una trialera con una ligera pendiente descendente, pudiendo a partir de aquí montar en la bicicleta.

La trialera se acaba cuando llegamos a la Font del Lloret, donde podremos almorzar o parar a descansar un rato mientras admiramos el paisaje.

Luego solo nos quedara volver por donde hemos venido. Para la vuelta, aquellos que lleguen algo mas fatigados, decir que cuando lleguéis a la balsa podéis seguir por el primer camino que va hacia la derecha, ya que la bajada por aquí es más suave.

RUTA ECOTURISTICA DEL BARRANC DEL BORRELL - PORTALET

El barranco de Borrell es una zona de especial interés para el visitante que ofrece un paisaje único en nuestra comarca y una flora y una fauna típicas del clima mediterráneo.

La ruta que proponemos tiene una longitud de unos dos kilómetros y discurre, la mayor parte, por una senda de tierra y piedras de fácil acceso y de una belleza natural importante.

Saliendo de Gandía en dirección a la localidad de Barx, a la altura de Marxuquera (km. 8 aproximadamente) y antes de comenzar a subir el puerto de Barx, existe el llamado primer puente de Barx que se hizo para cruzar el barranco de Borrell.

En la parte izquierda, se encuentra el camino rodeado de enormes pinos y vegetación mediterránea, que tiene una longitud de 1 km.. Al final de este camino está la senda de tierra y piedras (de fácil acceso) que por dentro del barranco de Borrell nos llevará hasta el “Portalet“ después de caminar unos 45 minutos.

El “Portalet“ es una roca en forma de portal que ha sido modelada por los agentes meteorológicos a lo largo de millones de años.

portalet.jpg

Podemos descansar y comer en esta zona y admirar la diversidad de plantas y animales, típicos del clima mediterráneo, que hay en abundancia en la zona.

Se han encontrado gran cantidad de fósiles que nos hablan del pasado remoto de la zona.

Podemos observar las montañas imponentes de Montdúver al norte y las elevaciones de la Serra Grossa, que con un poco de ánimo podemos intentar subir.

MORABITO - COVA DE LES MARAVELLES

Saliendo desde Gandía en dirección a Barx, pasado el km. 5 y en la zona de Marxuquera, existe el desvío que nos lleva a la Ermita de Marxuquera y al “Convent de Sant Jeroni”. Tomando la dirección del camino “Carril Convent”, a unos 250 metros, en la parte izquierda, está el camino de la “cova Negra – Maravelles”.

Se llega a un punto (250 m. del desvío) en el que existe una granja y una zona de naranjos entre los que encontramos el Morabito.

Se cree, no sin fundamento, que se trata de una especie de eremitorio, un lugar de penitencia y oración que servía de albergue y de retiro a un iluminado musulmán, un santón, venerado por las gentes (costumbre muy frecuente en Marruecos y en todo el norte de Africa). Exactamente igual que nuestros eremitas cristianos.

morabito.jpg

Está en tramite de declaración monumental, a fin de proteger y restaurar la singular construcción, últimamente destinada a establo .

Se trata de un edificio de planta circular, de unos siete metros de diámetro, paredes de canto rodado grueso, muy típico de las obras árabes, con una bóveda de mampostería, coronada por una linterna (posiblemente posterior) y una sola puerta cuyo dintel es un arco carpanel rebajado; varias ventanas de tipo de aspillera, y una grande. Su altura, de seis metros, dividida en dos plantas.

Un segundo cuerpo de edificio rodea a modo de corona circular al primero, si bien solo quedan las paredes, por haber desaparecido la techumbre.

Próxima se encuentra la boca de cisterna, probablemente de la época, y que ha servido de uso hasta nuestros días.

Saliendo por la vaguada que está a continuación del Morabito, subiendo por la montaña durante unos 15 minutos encontramos la cova de les Maravelles.

cova.jpg

Lo primero que llamará la atención es el maravilloso paisaje del valle y montañas colindantes que observamos desde la entrada de la cueva.

Está situada en la sierra Falconera; dicho conjunto es uno de los más notablemente conocidos, y que a pesar de los desmanes con algunas sedimentaciones, los materiales arqueológicos y las secuencias estratigráficas proporcionadas son decisivas para el conocimiento del paleolítico superior en la península Ibérica y, en general, en el mediterráneo oriental.

Es una cavidad que contuvo un extraordinario yacimiento arqueológico, aunque por desgracia, corrió la misma suerte que el de otras cuevas de la zona, sabiéndose con seguridad que sus tierras fueron trasladadas con medios mecánicos a ciertos campos del llano con la finalidad de fertilizarlos.

Fue prospectada ya en 1868 por Juan Vilanova y, en 1918 visitada por H. Breuil, hasta que en 1953 el Servicio de Investigación Prehistórica realizó una excavación bajo la dirección de E. Plá Ballester.

Fletcher Valls adelantó un esbozo de la secuencia estratigráfica, señalando una capa superficial de cerámica cardial, un fragmento de campaniforme y sílex de aspecto neolítico; inmediatamente debajo y sin solución de continuidad el Parpellense con útiles Epigravetienses; a continuación el Solugravetiense en la capa segunda; Solutrense en la tercera y Gravetiense en las capas cuarta a séptima.

Posteriormente J Fortea la incluyó e su estudio general, estudiando las capas primera y segunda aunque, por desgracia, viendo la imposibilidad de diferenciar materiales exclusivamente Epigravetienses en otros contextos.

La cueva sufrió numerosas visitas que la fueron degradando y actualmente es un lugar con historia y muy visitado por aquellas personas son del lugar y quieren ver algo realmente bonito.

ceramica.jpg
Podemos finalizar la excursión en uno de los numerosos restaurantes y bares de la zona donde degustaremos los platos típicos del valle.